TECNICA DE ACODO AEREO

 

El acodo aéreo es una técnica de reproducción de árboles y arbustos mediante la cual

se provoca la emisión de raíces en una rama, para cortarla posteriormente y separarla

de la planta madre, dando lugar de esta manera a un nuevo árbol independiente idéntico

a ella. Para mejorar el éxito de dicha técnica es conveniente, aunque no imprescindible,

cubrir con una cinta opaca el trozo de corteza de la ramita que queremos acodar, para

provocar su transformación en corteza sin cloroplastos, más parecida a la corteza de las

raíces, lo que se llama ETIOLACIÓN. De esta manera aumentan las probabilidades de

éxito, ya que la corteza etiolada emite raíces con facilidad, incluso en árboles de muy

difícil enraizamiento.

 

Pongo el ejemplo de un acodo aéreo en un Litchi sinensis:

 

PRIMAVERA: cubrir con cinta opaca un trozo de corteza.

PRIMAVERA DEL AÑO SIGUIENTE: retirar la cinta opaca y comprobar que la corteza ya está etiolada, transformada en corteza de raíz sin cloroplastos.

Con dos cortes paralelos y limpios quitar un anillo de corteza de un centímetro.

Para facilitar aún más la

emisión de raíces se pueden poner hormonas de enraizamiento en el anillo y en el resto de la corteza etiolada, aunque no es imprescindible.

Seguidamente cogemos un trozo de plástico transparente, rodeamos con él la ramita a acodar y lo atamos con una cuerda en su parte inferior, quedando como una copa o cucurucho.

Luego procedemos a rellenarlo con turba, tierra vegetal o esfagno y lo atamos por su parte superior.

Rodeamos fuertemente el acodo con una cuerda, para que la tierra, turba o esfagno contacten íntimamente con el anillo de la corteza.

A continuación inyectamos agua con una jeringuilla para humedecer la tierra, turba o esfagno y repetimos las inyecciones cada 2 ó 3 semanas.

Seguidamente cubrimos el acodo con papel de periódico o una lámina de papel de aluminio, para aislarlo del sol y la luz.

CUATRO MESES DESPUÉS: En una inspección de los acodos se comprueba si ya han enraizado y, en caso afirmativo, se procede a quitar el papel de periódico.

Otro acodo enraizado.

Seguidamente se corta el acodo enraizado con un corte limpio.

Acodos ya cortados vistos de cerca.

Y ya sólo falta quitarles el envoltorio de plástico con mucho cuidado de no romper el cepellón de tierra y raíces y trasplantarlos en macetas con tierra vegetal. Se riegan abundantemente y se colocan en un lugar con mucha luz, pero sin sol directo. Normalmente pierden las hojas viejas y enseguida brotan, lo cual significa que ya tenemos un nuevo árbol, idéntico a la planta madre.