Injerto de Corona bajo bolsa de plástico.

 

Pongo como ejemplo un Injerto de mandarino de Filipinas sobre limonero. Este tipo

de injerto se puede hacer en primavera en cualquier arbol o arbusto de hoja perenne,

ya que precisa que el arbol ya esté despierto de su letargo invernal y la corteza del

patrón se despegue con facilidad.

 

Yo he hecho injertos con éxito con esta técnica en:

-Naranjo.

-Limonero.

-Mandarino.

-Kumquat.

-Pomelo.

-Aguacate.

-Microcitrus australasica (Finger lime)

 

En los árboles y arbustos de hoja caduca la técnica es la misma, pero se hace

desde mediados hasta finales de invierno y se puede prescindir de la bolsa de plástico.

En éstos árboles caducos también se puede hacer este tipo de injerto en plena

vegetación, desde finales de mayo hasta mediados de agosto, tratándolos como si

fueran de hoja perenne, utilizando la misma técnica descrita a continuación.

 

En primer lugar se corta con un serrucho una rama del patrón.

A continuación con el cuchillo de injertar se hace un corte vertical en la corteza del patrón de unos 5 cm.

Con la ayuda de la parte posterior del cuchillo de injertar se despega la corteza del patrón.

A continuación se coge una ramita de la variedad a injertar, se le cortan las hojas, excepto la superior, dejando el pecíolo y con el cuchillo de injertar se rebaja uno de los lados de la ramita en semibisel. Debemos evitar tocar con los dedos la parte cortada.

Aquí vemos como queda el corte en semibisel.

A continuación se introduce la estaquita por el lado biselado dentro del corte del patrón, introduciendo toda la parte biselada, de manera que ambos cortes contacten íntimamente y se pueda producir su unión.

Así queda introducida la estaquita.

Seguidamente se ata el injerto con rafia verde o blanca y se embadurna todo el injerto con mastic de injertar, sin olvidarnos de la parte superior del corte del patrón y la parte superior de la estaquita. De esta manera queda herméticamente sellado el injerto, con lo que se evita que se seque por transpiración.

Luego se moja con agua limpia la estaquita y se cubre el injerto con una bolsa de plástico transparente, evitando así que la estaquita se seque.

Pasados unos 15 ó 20 días se puede retirar la bolsa, pues en este tiempo ambos cambiums ya se han unido y el patrón ya suministra agua y nutrientes al injerto.

Cuando las yemas de las estaquitas brotan, se espera a que los brotes tengan unos 10 ó 15 cm y luego se desata la rafia. En caso de estar en una zona azotada por los vientos, se atan ramas al patrón y se sujetan a ellas los brotes tiernos para que no se rompan.

Así ha quedado el limonero tras injertar sus cinco ramas. 

Y este es el resultado tras 40 días. Las yemas han brotado y ya miden 4 cm.

 

Cuando midan unos 10 cm. quitaré la atadura para que no ahogue el injerto y la savia pueda pasar sin dificultad.

Pasados unos meses, ya sin la atadura, los brotes miden más de 30 cm. y el injerto está consolidado. Abajo a la derecha se ve otro injerto sobre el mismo patrón de limonero.